Skip to content
20 enero, 2012 / impulsopyme

La ola del conocimiento… Entrevista a Alvin Toffler

La ola del conocimiento… Entrevista a Alvin Toffler.

 Alvin Toffler (Nueva York, 3 de octubre de 1928) es un escritor y futurista estadounidense doctorado en Letras, Leyes y Ciencia, conocido por sus discusiones acerca de la revolución digital, la revolución de las comunicaciones y la singularidad tecnológica.

 “No necesitamos educación/ No necesitamos control del pensamiento/ nada de oscuros sarcasmos en el salón de clase/ Profesores, dejen en paz a los alumnos/ ¡Hey!, profesores, déjenlos en paz/ A fin de cuentas, no es más que otro ladrillo en la pared/ A fin de cuentas, no eres más que otro ladrillo en la pared”. Este es un fragmento de la letra de una de las canciones del famoso álbum de Pink Floyd titulado The Wall (1979).

El escritor Alvin Toffler podría fácilmente suscribir algunas frases de ésta canción. El autor de libros como  “El shock del futuro” y “la tercera ola”, me comenta que bien podría ser que ahora que se habla de escuelas, haya que cerrarlas. Se ajusta sus grandes lentes sobre el rostro afilado. Sus ojos claros se amplifican a través de los vidrios transparentes y gruesos. Hemos estado conversando sobre las olas del cambio y la resistencia ante las transformaciones. A los 80 años el pensamiento de Toffler es ágil, vivaz, polémico y provocador:

Tercera ola

– Hay que clausurar las escuelas. Yo digo esto en Estados Unidos y en muchos países. No por que odie a los maestros – mi hermana es maestra – si no porque lo que llamamos educación es básicamente la preparación para las líneas de ensamblado de una fábrica. Estamos preparando a los niños para el trabajo industrial.

Toffler explica que este tipo de tareas pertenecen a lo que él llama la segunda gran ola del cambio. Me habla de los vínculos que tienen distintas generaciones con el conocimiento y la educación:

– Pensemos en esto: en una comunidad agrícola empobrecida, lo que nosotros llamamos de primera ola, en la cual la familia tiende a ser grande – entre otros factores – ¿Quién tiene generalmente poder en esta comunidad? La respuesta es: el más anciano. ¿Por qué? Porque él conoce el futuro. ¿Y cómo es que conoce el futuro? Porque nada cambia, así que si conoce el presente, también conoce el futuro. La vida seguirá siendo como era. Con la revolución Industrial (la segunda ola) ocurrieron varias cosas: las familias fueron más pequeñas, vivían en ciudades, bajo el mismo techo y lo que pasaba es que el poder en la familia ya no lo tenía el más viejo. Era el padre, no el abuelo, el que adquiría el poder. Las mujeres no eran dignas de tener poder. Es terrible pero así pasaba. Ahora el padre es el líder de la unidad familiar. Y él ve cambios mínimos, si acaso.

Pasemos a la actualidad. Lo que vemos es que son los niños y no los padres quienes saben lo que está ocurriendo. Los niños crecen pensando: ¿Por qué hemos de creerle a nuestros padres si no saben de nuevas tecnologías y nosotros si? Vemos cambios fundamentales incluso en las relaciones entre generaciones. Estos cambios están entrelazados con el surgimiento de la economía del conocimiento y un nuevo tipo de sociedad. Ya se ve hacia el futuro.

– En un discurso que mira hacia el futuro, el estadista Shimon Peres decía que la nanotecnología es una de las tendencias que veremos acentuadas. Proponía a los jóvenes con los que hablaba, que no debían prestar tanta atención a sus padres ni tampoco a la historia – aunque debían conocerla –. Si querían cambiar, tendrían que pensar de forma distinta: en el pasado no hallarían respuestas.

-Lo queramos o no, es lo que está ocurriendo. Creo que tenemos la gran oportunidad de hacer una transformación a una economía basada en el conocimiento. Este es el gran paso en el desarrollo humano, que de hecho podrá contribuir a reducir la pobreza.

– ¿En este momento?

– No necesariamente, pero creo que si a largo plazo. Igual que la Revolución Industrial mejoro radicalmente la vida de la especie humana, creo que tendremos otro gran avance que irá acompañado por una expectativa de vida mayor. En este sentido soy optimista sobre la dirección hacia la que se dirige la sociedad a largo plazo. NO obstante, cuando se hace la transformación de una sociedad agrícola a una sociedad industrial en el siglo XIX, e incluso ahora, existe un conflicto entre lo urbano y lo rural. En estas dos fuerzas, uno representa el pasado agrícola y la otra representa – en algunos países – el llamado “desarrollo” industrial emergente. Lo que ahora es distinto es que el consejo tradicional que dan los economistas es:” Lo que debes hacer es pasar de la agricultura a la línea de ensamble y mudarte a las ciudades”. Eso ha pasado y está ocurriendo en todo el mundo. Pero de hecho hay sociedades que están bisecadas; tienen dos tipos de de sociedades o unidades de civilización. Y ahora viene la Tercera Ola, la economía basada en el conocimiento, totalmente distinta a las otras dos, pero también tiene el potencial para aumentar radicalmente la expectativa de vida, mejorar la salud y la mera supervivencia de poblaciones que ahora están en condiciones terribles.

El cambio está ocurriendo…

– Si usted imagina la educación en otra forma, ¿Qué deberíamos estar enseñando? ¿Hacia dónde van los nuevos trabajos?

– Tendrán que ver con los servicios, desde trabajar en un hotel hasta brindar servicios médicos. Cada vez más, los trabajos consisten en intercambiar información en las empresas, se utilizan los grandes sistemas de comunicación que ahora hay en internet y las redes. Hay que ir más allá de las tareas repetitivas. Enseñar esto a los niños es prepararlos para la nueva economía que va a surgir.

– Y al mismo tiempo hay una especie de burbujas: vivimos simultáneamente en una era agrícola, en una era industrial y en una era del conocimiento porque hay algunas burbujas que siguen en el pasado.

– Es cierto. Por eso decimos que algunos países están bisecados y otros trisecados. China por ejemplo tiene tres ocurriendo al mismo tiempo. Esto es complicado para los gobiernos. ¿Cómo impedir que todas estas distintas comunidades, frecuentemente con intereses muy distintos se peleen? La pregunta más importante es como prepara a los niños para el mañana. Que les enseñas a hacer, que les enseñas a ser. Pero, ¿Cómo hacerlo, siendo que los niños están en línea aprendiendo cosas que ni usted ni yo entendemos? Hace unos meses,  en Washington, escuche que alguien decía: “Se le pregunto a mi hijo como le va, recibo en respuesta un correo electrónico de una línea que dice: “Bien papa.”Si lo haces con su tecnología te contará cada hora como le va. Pero si esperas que escriba una sola nota, será: “Bien papa.” Aunque tengan el conocimiento no se comunican utilizando nuestras formas.

– Eso ya es viejo, de la era industrial.

– Creemos que son escuetos pero realmente saben todo tipo de cosas que nosotros no.  Creo que esto hace surgir todo tipo de cambios sutiles. ¿Y esto que significa para las relaciones familiares?

Todo está cambiando.

Toffler hace una pausa y nos plantea un ejercicio de imaginación:

– Hay que pensar como era todo en el siglo XIX, cuando estaba dándose la Revolución Industrial. La siguiente generación se mudaba a las ciudades. Parecía una locura: “¿Cómo es la vida por allá?”, y pronto hubo un choque entre estas generaciones. Creo que eso está ocurriendo ahora. Nadie conoce el futuro con certeza. Es imposible. Pero la dirección en general nos parece hoy muy clara. Y esa dirección sobre la que hemos escrito está ocurriendo. Para nosotros se hizo evidente antes que para la mayoría. Hoy difícilmente es noticia.

– Está ocurriendo.

Así es. Viene la ola del conocimiento. La mayoría de los recursos en los que se baso la Revolución Industrial estaban limitados, podían acabarse, pero las matemáticas no te las acabas. Yo puedo usarlas. Tú puedes usarlas, todos podemos usarlas. No desaparecen por que las usemos. Eso es válido ahora par otras ideas intangibles que están formando parte de la economía y la cambian. La economía del futuro será radicalmente distinta de la economía industrial. Creo que, aun cuando entendiéramos los terribles desastres financieros que están ocurriendo, habría que ver también el entorno social, no solo el económico. Hay que preguntar qué pasa en la estructura familiar, en la educación, que ocurre con la inmigración y con los cambios sociales que se están dando –. Toffler se apasiona. Hablamos de las redes culturales de información, que son completamente distintas a las de la burocracia. Le comento que ahora estamos en una sociedad tipo Wikipedia, que busca el conocimiento en formas distintas. Se está abriendo una grieta en el muro de la educación.

– Si – sonríe Toffler –. Estamos entrando en una Era revolucionaria que va a seguir sorprendiéndonos.

La ola del conocimiento

Por: José Gordon, conductor del programa “La oveja eléctrica”.

Martes 20:30 por el Canal 22 Revista Muy Interesante Enero 2012 PP 24-26

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. guitusvioleta / Sep 4 2014 3:39 am

    Excelente entrevista, Alvin Toffler es cada vez más interesante.

  2. Evelyn Acosta / Mar 4 2012 4:15 pm

    la verdad es que este planteamiento esta muy padre y así es hoy… toda la información la tenemos a nuestro alcance, depende de nosotros si sabemos utilizarla o no… aplicarla para sacarle ventaja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: